Conócete a ti mismo

La personalidad es algo difícil de conocer. Aunque todos tenemos nuestra personalidad básica desde que nacemos, por herencia o por educación, ésta puede variar en las distintas etapas de la vida, y también puede sufrir modificaciones por acontecimientos impactantes en la vida del individuo. Stress, pérdida o cambio de trabajo, pérdida de seres queridos, divorcios, malas relaciones, adicciones, enfermedades… son algunos de los sucesos que pueden alterar la personalidad.

Existen otros acontecimientos, aparentemente de poca importancia, pero que pueden ser vividos muy intensamente por el individuo en cuestión, causándole alteraciones de personalidad o de comportamiento.
En otras ocasiones, la alteración se produce sin causa aparente, y es tarea del psicólogo averiguar cuál es el motivo.

La clasificación de los transtornos de la personalidad engloba un sinfín de términos científicos, como por ejemplo: Transtornos esquizoides, paranoides, de ansiedad, de angustia, de depresión, personalidad inmadura o inestable, transtornos de la atención, transtornos de la memoria, alucinaciones, transtornos del lenguaje, alteraciones de la afectividad, inmadurez afectiva, insomnio, transtornos sexuales, conducta agresiva, transtornos alimentarios, neurosis de angustia, neurosis fóbica, neurosis histérica, neurosis obsesiva, psicosis y otros .

Además, todos estos tipos de transtornos aparecen en diversos grados de intensidad. Por otra parte, cada individuo es único y lo que ocurre en su mente difícilmente se puede catalogar bajo una sola “etiqueta”. Generalmente existen un conjunto de síntomas de aquí y de allá. Es tarea del psicólogo analizar el transtorno del individuo, junto con su personalidad básica, para ayudarle a esclarecer su problema actual. También es importante darle unos nuevos modelos de comportamiento para que pueda manejarse mejor desde un punto de vista práctico.

¿CUANDO ACUDIR AL PSICÓLOGO?

Se recomienda acudir al psicólogo si una persona observa en sí misma (o los demás se lo hacen notar) una alteración en la conducta o en el estado de ánimo que se prolongue por más de 15 días.
Hay ciertas patologías, como la depresión, que son más tenaces y más difíciles de tratar cuanto más tiempo se tarda en atacarlas.

TIPOS DE TRATAMIENTO:

El tratamiento por excelencia es la psicoterapia, aunque a veces es necesaria medicación. La psicoterapia, puede ser individual, de pareja, etc.
En nuestro caso , siempre que sea posible, empleamos medicación homeopática. Si se requiere medicación farmacológica, no hay ningún inconveniente en recetarla.

El Dr. S. Sanmartí, al ser licenciado en psicología y en medicina simultáneamente, puede recetar cualquier tipo de fármaco al amparo de la ley. Eso evita a los pacientes asistir al psicólogo y luego recurrir al médico psiquiatra para obtener la medicación adecuada.

FORMAS DE DIAGNOSTICO:

  •   Entrevista
  • Análisis grafológico:  Estudio completo de personalidad mediante el análisis de la escritura de la persona.
  • Aplicación de Tests de todo tipo:  Personalidad, inteligencia, aptitudes, clínicos, etc.

¿QUE PODEMOS DIAGNOSTICAR Y TRATAR?

Ansiedad, angustia, depresión, anorexia, bulimia, fobias y miedos, timidez, inseguridad, crisis de pareja, obsesiones, compulsiones, insomnio, problemas sexuales, stress, cefaleas, baja autoestima, complejos, trastornos psicosomáticos, dificultades de comunicación, adicciones (tabaco, alcohol, drogas…), problemas de adolescencia, orientación profesional, aptitudes, separaciones y divorcios, duelos,  etc.

Así,  podemos allanar los obstáculos para ayudarle a  incrementar su nivel de consciencia,  recuperar la ilusión, vivir sin angustias, vencer la timidez, tener y conservar amistades, vivir y disfrutar en pareja, en definitiva encontrarse a sí mismo para que pueda vivr más plenamente.