La psicomedicina, la medicina quántica y la Medicina Integrativa manejan técnicas propias y ajenas ( como la relajación , la meditación y el Mindfulness) que hacen que el balance emocional sea mayor por el lado bueno que por el lado malo, consiguiendo mejor calidad de vida y también mayor salud.

La consciencia es cómo el centro rector de una rueda de tres radios que son el cuerpo físico, la mente, y las emociones.

Pero la contrapartida de la consciencia es la inconsciencia, o el subconsciente, que crea patrones de conducta individuales y colectivos a partir de recuerdos o vivencias pasadas, sistematizados, repetitivos y que escapan al control del individuo. Es decir, éste hace repetidas veces la misma cosa, o se encuentra en las mismas situaciones una y otra vez, sin saber por qué ocurre. Estos patrones inconscientes hacen que vayamos por la vida reaccionando, no actuando, y pueden crear enfermedades. De hecho, sabemos que un 80% de las patologías físicas son originadas por estos patrones subconscientes.

Así pues, si no se aborda este aspecto, las enfermedades se repiten o se cronifican. No se curan en absoluto. Por eso la Seguridad Social cada día atiende a más crónicos. No es sólo una cuestión de envejecimiento de la población, cómo se cree.

La psicoterapia Quántica y la psicomedicina son procesos terapéuticos que permiten disolver estos patrones, y que aplicadas por un profesional experimentado, Médico y Psicólogo simultáneamente, ofrecen muchas garantías de éxito.

Puesto que la consciencia y el subconsciente son antagónicos, a mayor nivel de consciencia menor acción nociva del subconsciente, y viceversa. Y también, claro está, mejor salud .